El arte de respirar: el camino de vuelta a tu hogar

¡Descubre el arte de respirar y todo lo que te puede aportar!

ALT




Saber respirar es un arte en nuestra sociedad. Vivimos sin respirar, pues lo hacemos sin naturalidad. No somos conscientes de su sensación, pues la mente atrae toda nuestra atención.

Esta falta de conexión con nuestra respiración explica los numerosos casos de depresión.
El aumento de la ansiedad. Los cada vez más aceptados ataques de pánico. Por eso es fundamental aprender a respirar. Porque nos puede curar. Porque nos puede salvar.



La respiración es el acto más sútil, intrínseco y realizado en la vida de un ser humano. Sin ese constante vaivén entre la inhalación y la exhalación el individuo no puede existir. Las culturas orientales lo entendieron a la perfección hace milenios de años: la respiración es una herramienta de supervivencia pero también de regulación. De gestión. De autocontrol. Y de curación.
A través de ella podemos regular un sinfín de procesos que ocurren en el cuerpo: uno de ellos es la gestión consciente de los pensamientos. El trato clarividente de las emociones.








ALT




Cuando una persona siente pánico, el flujo de su respiración se bloquea en la zona alta del pulmón. Respira de forma entrecortada. No deja que el aire circule hacia el diafragma. Cuando una persona siente estrés, el flujo de su respiración se acelera. La oxidación del cuerpo aumenta. Cuando una persona se siente en armonía, su respiración es completa y fluida.

Dicen los budistas que cada ser humano tiene un número contado de respiraciones al nacer y que una vida plena y exitosa se basa en cómo ha sabido utilizarlas.



Las emociones debilitantes como son la ira, el miedo, la ansiedad, o incluso la depresión pueden ser tratadas a través de la respiración. Pueden ser aliviadas, e incluso curadas si aprendemos a respirar. Existen numerosas técnicas de respiración en Yoga, también conocidas como pranayamas, que tratan diferentes patologías del cuerpo humano. A través de ellas podemos aprender a calmar la mente, a regular la temperatura corporal, a reducir la migraña, a mitigar el cansancio, a eliminar toxinas… A reducir la fiebre, a tratar un catarro, a oxigenar una zona del cuerpo oxidada… El cuerpo es una creación perfecta y dispone de todas las herramientas para auto curarse y sanarse.

ALT
ALT

Aprender a respirar es, pues, vital. Desde Na Xamena ofrecemos clases de Yoga regulares donde, entre muchas otras cosas, aprendes el arte de respirar. El profesor no sólo te enseña a armonizar el movimiento de tu cuerpo con la respiración. También te ofrece diferentes pranayamas según la temática e intención de la práctica. Si nunca has practicado Yoga o Pranayama antes, te recomendamos que se lo indiques al maestro: de esta forma podrá darte las indicaciones pertinentes, pues respirar de forma consciente requiere de práctica y tiempo. De devoción y esfuerzo.

Y aunque la guía de un profesional puede ser muy efectiva, otra opción es empezar cada día por una práctica sencilla e intuitiva.

Siéntate en una postura cómoda, con la espalda erguida y los hombros relajados.

Cierra suavemente los ojos y siente la respiración circular por tu interior.

No fuerces absolutamente nada. Simplemente siente.

Siente como al inhalar, el aire entra en tus pulmones.

Y siente como al exhalar, el aire sale de tus pulmones.

Sigue atendiendo esta respiración suave y natural. Sin forzar ni manipularla.

Puedes permanecer el tiempo que lo necesites, y cada vez que sientas que tus pensamientos te llevan a otro lugar, vuelva a respirar. Vuelva a conectar. Déjate llevar por este vaivén celestial.

Con dedicación y tiempo, notarás que cada vez estás más cómodo sentado y respirando.
Empezarás a percibir cambios sútiles en la respiración según tu estado de ánimo.
Empezarás a entenderla, a domarla y a utilizarla.

Saber respirar es un aprendizaje inscrito en tu ADN. La clave está en practicar. En simplemente respirar.


#HNXblog – Hacienda Na Xamena Ibiza, Blog
Blogger: Mae Knapougel